El Grupo de Perth sostiene que nadie ha demostrado la existencia del virus VIH, y que el sida se debe a la oxidación.

viernes, 1 de octubre de 2010

Qué hacer si te sientes profundamente Acosado o incluso ya Acorralado por los Satanistas ...



Pues por supuesto, Rezar, Rezar y Rezar.

La Oración que os he propuesto, o también alguna otra que vosotros creáis, tengáis, os guste.

Soy una Persona y puedo equivocarme, esa Oración puede no ser quizá la ideal, al menos todavía. Pero también es verdad que si soy realmente Pedro el Romano, podría ser la persona más adecuada para proponer una Oración.

Rezar la Oración, sobre todo justo Antes de Dormir, ya que tengo buenas sospechas de que los Satanistas nos intentan Atacar cuando estamos Dormidos.

Durante el día, cuando veamos claramente que hemos Pecado en algo, pedir lo antes posible Perdón a Dios:

Dios Te Pido Perdón por Mi Pecado

sustituyendo Pecado por el pecado que sea.


Si la situación nos parece más grave, y vemos que en cualquier momento nos podrían capturar, repetir:


Dios Te Pido Perdón por Mi Odio.

Dios Te Pido Perdón por Todos Mis Pecados.

Dios Te Pido Perdón Por Todos Los Pecados Mortales Del Universo, Si Así Lo Deseas.

Yo No Soy Dios.

Dios Te Pido Perdón Por Pedir Perdón a Diablo.

Dios No Quiero Someterme a Diablo.

Dios Te Pido Que Me Protejas De Las Acciones de Diablo.

Dios Te Pido Justicia y Amor.



Una más corta si la situación es peor aún:


Dios Te Pido Perdón por Todos Mis Pecados.

Dios Te Pido Perdón Por Pedir Perdón a Diablo.

Dios No Quiero Someterme a Diablo.



Y lo último quizá ya sería, simplemente:


Dios Te Pido Perdón Por Pedir Perdón a Diablo.

Dios Te Pido Perdón.



Recitándolo con nuestra mente, o quizá incluso en voz alta.


Manteniendo la Esperanza.


No he puesto decir únicamente Dios Te Pido Perdón, porque podría ocurrir que nos entrase la Tentación, o el Sometimiento, de decir Diablo en vez de Dios.

En cuanto lo notemos mínimamente, decir de inmediato Dios Te Pido Perdón por Pedir Perdón a Diablo, varias veces. Y luego otra vez Dios Te Pido Perdón.


De este modo, pienso que la Oración es Más Segura.


Tras Rezar lo suficiente, si todo va bien, iremos notando menos miedo, más seguridad, más tranquilidad.

Es decir, en definitiva, el Rezo es nuestra última Arma.